Skip to main content

POEMA | EL LICEO PANAMERICANO

 

EL LICEO PANAMERICANO



Quiero sentarme a tu lado, sí, a tu lado, alumno nuevo.
Y contarte que está en ti lo que saques de provecho.
El Liceo te da armas, hasta a veces sin saberlo,
Para enfrentarte a la vida en un acertado duelo.


En él aprendí cerámica, algo para mí muy nuevo,
Que me enseñó a respetar lo que hace un alfarero.
En el canté con el coro, y así entendí, medio en sueños,
Que las notas de mi canto reúnen a los amigos viejos.


En los ensayos de teatro, le fui perdiendo hasta el miedo
De enfrentarme ante la gente, y ahora grito a todo pecho.
En nuestro Teatro de Títeres, aprendí a modular la voz
Y un día, una estación de radio, sin pensar me contrató.


Las ciencias, la geografía, los números, la biología,
Lograron poner en mí un aire a sabiduría
Que deja extrañado a algunos,
Y a otros los llena de envidia.


La gimnasia y los deportes me enseñaron a valorar
Lo que sufren los atletas cuando tienen que ganar.
Aprendí a escribir a máquina... (Creo que le dicen “tipiar”),
Y así me gané la vida cuando andaba medio mal.


Cuando estuve en el desfile, sorprendida me quedé
Que pese a todo vaticinio, marché y no me desmayé.
Con un poco de reserva, aprendí Lógica y Ética,
Y eso me sirvió de mucho ahora que estoy de poeta.


Alumno nuevo querido, siéntate aquí a mi lado,
Y aprende lo que he vivido, que a mí no se me hizo largo,
Porque el triunfo que hoy disfruto (y debo decirlo bien alto)
Se lo debo, y en gran parte, al Liceo Panamericano.

DESCARGAR / IMPRIMIR AQUI



© Karina Galvez
www.karinagalvez.com